Luis Alberto Romero

Últimos artículos publicados

4 de septiembre de 2016

El mito de los 30.000 desaparecidos

Treinta mil desaparecidos”. Se nos dice que se trata de una cifra simbólica; de un adjetivo que indica la desmesura del horror. No busquemos precisiones, pues en la redondez inalterable de la cifra...

Publicado en Los Andes

Leer completo

9 de agosto de 2016

Hablamos demasiado de populismo

El populismo es un concepto de amplio espectro, tan elástico, polimorfo y multifuncional como un sellador plástico. Hoy se lo usa mucho, quizá demasiado; a veces en sentido positivo, al estilo de Laclau,...

Publicado en Los Andes

Leer completo

9 de julio de 2016

El Estado a 200 años de la Independencia

Cómo nos relacionamos con el momento fundador de 1816, cuyo Bicentenario celebramos? Doscientos años después, el Estado soberano proclamado en Tucumán poco se parece a nuestro actual Estado argentino....

Publicado en Clarín

Leer completo

8 de julio de 2016

“La pobreza es una novedad en Argentina”

Entrevista para el diario El País de España Pregunta. ¿Cómo recorrió Argentina estos 200 años? Respuesta. Hay que pensar en la enorme apuesta al vacío que hicieron los hombres que decretaron la...

Publicado en El País

Leer completo

8 de julio de 2016

Un nuevo amor a la patria

En 1816, los hombres de Tucumán se propusieron crear un Estado y una nación. El Estado era incierto: no sabían quiénes se sumarían a su proyecto. En cuanto a la nación, es decir una comunidad imaginada,...

Publicado en La Nación

Leer completo

Recomendado

Luis Alberto Romero

José Luis Romero, historiador ciudadano, por Luis Alberto Romero

(Conferencia en el acto de incorporación a la Academia Nacional de la Historia. 13 de setiembre de 2016) Agradezco en primer término a los colegas académicos que hoy me reciben, con quienes espero compartir interesantes conversaciones, y también las muchas actividades con que la Academia cumple su servicio a la comunidad. Agradezco también las generosas palabras de Cristina Seghesso, algo exageradas, diría, pero que atribuyo sobre todo al mutuo afecto que nos tenemos. Quiero recordar también a Ezequiel Gallo, maestro primero, amigo ahora, quien hizo mucho para que yo estuviera hoy aquí; que habría deseado estar él también, y a quien...

Ver todos los libros

Luis Alberto Romero
© 2014