Luis Alberto Romero

Últimos artículos publicados

14 de diciembre de 2016

Por qué fracasó la reforma electoral que propuso el Gobierno

El proyecto de reforma electoral impulsado por el Gobierno ha fracasado. El Senado hizo saber, sin necesidad de votar, que no aprobaría el texto enviado por Diputados. De nada valieron las negociaciones...

Publicado en La Nación

Leer completo

6 de diciembre de 2016

Los abogados del Estado y la República

¿La Argentina es una república? ¿Debe serlo? Esa duda y esa aspiración se plantearon, con ánimo reconstructor y casi regeneracionista, en el Congreso “Hacia la recuperación de la calidad institucional”,...

Publicado en Los Andes

Leer completo

20 de noviembre de 2016

“Patria o muerte”

“Patria o muerte”, se dice en los afiches que promocionan algo trivial: el estreno de un film. Aluden a un aniversario sensible: el combate de la Vuelta de Obligado, el 20 de noviembre de 1845,...

Publicado en Los Andes

Leer completo

8 de noviembre de 2016

La lejana tutela del papa Francisco

Desde que Mauricio Macri asumió la presidencia, el papa Francisco lo aguarda en su Canossa. En 1077, en aquel inhóspito castillo italiano, otro papa, Gregorio VII, esperó al emperador alemán Enrique...

Publicado en La Nación

Leer completo

1 de noviembre de 2016

Un porteño presidente

“Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”. La conocida frase, que resume una suerte de actitud común en muchas provincias, expresa una confusión y un prejuicio cómodo: atribuir...

Publicado en Los Andes

Leer completo

Recomendado

José Luis Romero, historiador ciudadano, por Luis Alberto Romero

(Conferencia en el acto de incorporación a la Academia Nacional de la Historia. 13 de setiembre de 2016) Agradezco en primer término a los colegas académicos que hoy me reciben, con quienes espero compartir interesantes conversaciones, y también las muchas actividades con que la Academia cumple su servicio a la comunidad. Agradezco también las generosas palabras de Cristina Seghesso, algo exageradas, diría, pero que atribuyo sobre todo al mutuo afecto que nos tenemos. Quiero recordar también a Ezequiel Gallo, maestro primero, amigo ahora, quien hizo mucho para que yo estuviera hoy aquí; que habría deseado estar él también, y a quien...

Ver todos los libros

Luis Alberto Romero
© 2014