Luis Alberto Romero

artículo publicado

12 de junio de 2005

16 de junio de 1955: En la espiral de la violencia política

Durante mucho tiempo, el 16 de junio de 1955 estuvo firmemente instalado en la memoria de peronistas y antiperonistas. Para ambos fue un comienzo: el de la ilusión de una Argentina democrática y liberal, o el de los duros tiempos de la proscripción y la represión. Sin embargo en su momento los actores tuvieron visiones más matizadas. Sin dramatizar demasiado los terribles sucesos, el presidente Perón proclamó en seguida el fin de la revolución y el comienzo de la pacificación nacional. Algunos dirigentes opositores, como Arturo Frondizi, también entendieron que la jornada abría una nueva posibilidad de diálogo y de discusión acerca del futuro del país.

Hoy debemos mirar las cosas desde otro ángulo. Los historiadores suelen equivocarse cuando solo buscan en lo sucedido los gérmenes de lo que ha de venir;  pero sería absurdo renunciar  a ese instrumento privilegiado del conocimiento, consistente en saber cómo prosiguieron las cosas. La historia posterior descubrió otros sentidos en aquella triste jornada en la que aviones militares arrojaron bombas sobre población civil. Ese nuevo sentido no se debió tanto, quizá, a los inmediatos sucesos de setiembre, cuando Perón, sus sostenedores y sus adversarios derrocharon prudencia, ni tampoco a los de noviembre, cuando la deposición de Lonardi interrumpió la política de “ni vencedores ni vencidos”.  El gran cambio lo produjeron los sucesos de junio de 1956: el fusilamiento de militares y de civiles, por decisiones de distintos Consejos de Guerra, y sobre todo, los fusilamientos clandestinos de civiles en José León Suárez, de los que sólo se supo más tarde. Sensibilizados por nuestra experiencia posterior, hoy podemos ver en el 16 de junio de 1955 un momento significativo en la espiral de violencia política que caracterizó nuestra historia contemporánea, y que en poco tiempo llevaría a prácticas no confesas, como el terrorismo clandestino de estado, y a consignas triunfalmente asumidas, del estilo de “el mejor enemigo es el enemigo muerto”.

Esto es algo que le ocurrió, en mayor o menor medida, a toda la sociedad argentina: quienes practicaron la violencia, la justificaron, la consintieron, la naturalizaron, o inclusive reprobándola, se indignaron menos por unas víctimas que por otras. Sin desconocer su vínculo con situaciones anteriores,  ese tipo de violencia fue un fenómeno político y cultural que adquirió su temible dimensión en el siglo XX, en el contexto de una sociedad que había instaurado el principio de la soberanía de la ley, y en el de un estado que había asumido el ejercicio único de la violencia legítima.  Por entonces, hacia el primer Centenario de la patria, en la Argentina ya había comenzado a hervir el caldero de las malas pasiones, según la expresiva frase de François Furet. Fueron varias y diferentes; ninguna por si sola llevaba, inevitablemente, a una conclusión terrible; pero todas ellas, amasadas, son reconocibles en ese proceso complejo que, en su aceleración final, instaló la idea de que en política,  dadas ciertas circunstancias, es admisible y legítimo matar al adversario.

Por entonces se acunó una nueva pasión nacionalista: la Argentina debía tener algún rasgo propio y esencial, que permitiera establecer el límite entre quienes pertenecían auténticamente a la nación y quienes apenas eran sus metecos,  obligados a agradecer lo que recibían sin pretender más, como lo declaró en 1902 la Ley de Residencia. Sobre ese estado de opinión, difuso y generalizado, el Ejército proclamó ser el custodio de los valores nacionales esenciales y se manifestó dispuesto a defenderlos contra sus enemigos, tanto exteriores como interiores. La Iglesia, por su parte, al declarar la esencial catolicidad de la Argentina, colocó fuera de su núcleo esencial a los no católicos, y también a masones, liberales, socialistas o simplemente cultores de la “vida moderna”. Finalmente, nuestros dos grandes movimientos políticos democráticos,  el yrigoyenismo y el peronismo, marcaron otro límite para la nación, que dejaba afuera a los opositores políticos, la “antipatria”. La proscripción peronista de 1955 significó un nuevo y decisivo avance en ese camino.

Las malas pasiones se desplegaron, por pasos. Al principio solo fueron palabras, pronunciadas inclusive por personas pacíficas. La glorificación de la gesta heroica, la camaradería en la cruzada o la dignidad de la muerte en combate fueron por mucho tiempo tópicos recurrentes de discursos políticos muy diferentes,  que concluían en una consigna común: aniquilar el mal y así extirparlo. Es posible reconocerlos en la “marcha de la libertad”, grabada en los sótanos de una iglesia de Buenos Aires, que por mucho tiempo presidió las celebraciones militares de la “revolución libertadora”. Palabras, quizá. Pero las palabras sedimentan en discursos, y en algún momento éstos habrían de terminar impulsando y legitimando las acciones. Mucho antes de que la revolución cubana le agregara una nueva y eficacísima raíz, este modo de entenderla estaba instalado en nuestra común cultura política. Hoy, el 16 de junio, las bombas, y la misma terrible letra de la marcha de la libertad, nos lo recuerdan.

Publicado en La Nación

Etiquetas: Bombardeos de 1955, Violencia, Violencia verbal

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014