Luis Alberto Romero

artículo publicado

29 de enero de 2014

Con la pasión y la creatividad del poder civil

En la Argentina existen hoy unas 100.000 asociaciones solidarias. En ellas, dos millones de voluntarios despliegan su acción solidaria en todo el país, paliando males, tapando agujeros y proponiéndonos, de manera práctica, caminos diferentes para la sociedad y la política. Alguna vez -quizá pronto- un gobierno encarará el problema de la pobreza, que desafía la razón y la moral. Será la madre de las batallas. Sólo se avanzará si un Estado reconstruido articula su acción con esa fuerza social tan poderosa como dispersa, usualmente conocida como el Tercer Sector. Pero al hacerlo, deberá cuidar de no afectar algunas de las características más importantes de estas organizaciones, como la espontaneidad, la flexibilidad y su intuitivo saber táctico. Algunas referencias históricas ilustran la importancia de esta concertación y los problemas que involucra.

Hacia 1870 la Inglaterra victoriana contaba con una densa red de asociaciones solidarias o filantrópicas, animadas por grupos de las clases medias con fuertes convicciones religiosas y morales. Diversas ligas o sociedades impulsaban el sufragio, la educación y la vivienda popular, y combatían el alcoholismo, la prostitución o la pena de muerte. Necesitaban hacerse oír en el Parlamento, que las ignoraba, e influir sobre el Estado, y decidieron ingresar en la política. Se incorporaron al partido Liberal, lo dotaron de una base de activistas y le imprimieron un fuerte tono moral y reformista,mientras aprendían a negociar y a acordar programas complejos. El partido Liberal inició entonces el reformismo social, profundizado durante la Primera Guerra Mundial por Lloyd George. En 1945 el partido Laborista, surgido del Liberal, giró hacia el Welfare State o Estado de Bienestar. Hoy hay opiniones diversas sobre este final.

El caso argentino fue distinto. En 1852, después de Caseros, un Estado en construcción, apenas esquemático, delegó en distintos grupos de la sociedad civil la organización, la gestión y hasta el financiamiento de distintas áreas de su incumbencia. Un caso notable es el de la Sociedad de Beneficencia, recientemente reconstruido por Valeria Pita. Las damas de la Sociedad se hicieron cargo de la parte femenina del mundo de los necesitados y dirigieron el Hospicio de Mujeres, el Colegio de Huérfanas y otros institutos. Tres décadas después, al sancionarse la ley de Educación, entregaron al gobierno casi cien escuelas de niñas en perfecto funcionamiento; por entonces habían transformado el Hospicio -un depósito de mujeres marginales- en un moderno Hospital de Mujeres Dementes. Las damas demostraron una notable capacidad para organizar hospitales, escuelas y asilos, y para reunir fondos; recurrieron a los mejores especialistas y, sobre todo, desplegaron un inusual talento político para hacerse un lugar, casi inexpugnable, en un mundo masculino.

Paralelamente, con la inmigración masiva se fueron generando miles de asociaciones voluntarias, para ayudarse y ayudar a los otros. Con Hilda Sabato y Roberto Distefano bosquejamos esta historia notable. Florecieron mutuales, cooperativas, bibliotecas populares y sociedades de fomento que transformaron terrenos baldíos en fragmentos de ciudad. Entre los principales emprendedores de entonces se encontraban los socialistas y los curas párrocos, como Lorenzo Massa.

Sobre esta sociedad múltiple y plural fue avanzando, a lo largo del siglo XX, un Estado consolidado, preocupado por reglamentar y encuadrar. Muchas de aquellas instituciones fueron incluidas en su órbita, a veces de mala manera, como ocurrió en 1946 con la Sociedad de Beneficencia. En otros casos avanzó sobre la libre iniciativa, concediendo franquicias exclusivas: desde 1936 en Buenos Aires sólo se reconoció una sociedad de fomento por barrio, criterio que desde 1944 se aplicó a los sindicatos. Con la centralización se aspiraba a universalizar y democratizar los derechos y a fijar prioridades colectivas, de una manera parecida pero diferente de la del Welfare State. Por ejemplo, la ley de Obras Sociales de 1970 -nos dice Susana Belmartino- entregó una dádiva a los sindicatos y consagró un sistema de salud desigual.

Aquel Estado potente se desarmó desde mediados de 1970, mientras se constituía el actual mundo de la pobreza. Desde entonces el Estado es incapaz de gestionar y aún de imaginar políticas universales, y se limita a acudir allí donde estalla un incendio. Cuando tiene dinero, lo canaliza a través de organizaciones no gubernamentales que pueden gerenciar la ayuda, o de la red política, para facilitar la formación de clientelas electorales.

En este contexto de deserción del Estado ha vuelto a florecer el asociacionismo civil. En 2001 hubo una explosión. Hay uno más espontáneo, impulsado por las necesidades de supervivencia, similar al de 1920, y otro originado en la voluntad solidaria de modernos emprendedores sociales, con apoyo de instituciones religiosas, fundaciones o empresas. Los límites de estos dos ámbitos son imprecisos, como también los que separan a algunas de ellas de la política.

Las organizaciones voluntarias tienen tradiciones diversas y difieren en los fines mediatos e incluso en los medios. Pero si descartamos aquellas ligadas a la política o al lucro, todas comparten una idea generosa acerca del bien común o el interés general. Todas aportan capacidades singulares para actuar en un mundo con muchos pobres y poco Estado. Saben cómo movilizar y generar compromiso y son creativas para identificar los problemas concretos, elaborar estrategias y modos de acción y aprovechar recursos crónicamente escasos. Su debilidad reside en la sustentabilidad, pues muchas son tan efímeras como las revistas literarias. Ante un problema de magnitud, como la pobreza, su capacidad de acción está condicionada por su fragmentación.

Hoy muchas se reúnen alrededor del Foro del Sector Social y de Conciencia Ciudadana, mientras que una confederación aspira a dar una voz al conjunto heterogéneo. Por allí han de pasar sus objetivos inmediatos: instalar sus temas en la agenda de la sociedad y la política y vincularse con el Estado que, como se les ocurrió a sus similares ingleses, puede potenciar el alcance de sus acciones, aunque también puede ser un socio peligroso.

La reconstrucción del actual Estado es algo indispensable para encarar un programa de reintegración social factible. Pero aun con toda su burocracia y sus dependencias funcionando, el Estado no podría hacerlo solo. Necesita movilizar y orientar a este ejército de buenas voluntades de la sociedad civil, apelando a una dimensión estatal importante: lo que Durkheim llamó la capacidad para promover la reflexión de la sociedad sobre sí misma.

El vasto proceso de circulación de ideas e iniciativas que imaginó Durkheim transcurría entre el polo estatal y el conjunto de los actores de la sociedad civil, como estas asociaciones. Durkheim escribió esto a principios del siglo XX, cuando el Estado nación estaba en su apogeo. Hoy debemos imaginar una relación mucho más flexible y equilibrada, donde el Estado y los actores sociales compartan un rumbo general pero desarrollen estrategias diferenciadas y tácticas múltiples, difíciles de planificar a priori. Dicho en otras palabras, la enorme riqueza de la sociedad civil deberá ser encauzada y a la vez preservada por este Estado pensante. El nuestro, hoy, no puede hacerlo. Se parece mucho más al de 1850 que al de 1950, aunque los intereses establecidos en la sociedad son mucho mayores, y la fuerza que se necesita para reacomodarlos es mucho más grande. El Estado y su conducción política deben ser a la vez potentes, flexibles y regulados.

Al igual que las inglesas en 1870, el mundo de las asociaciones hoy debe entrar en la política y hacer una contribución, para movilizar a la opinión e interpelar a los políticos, que suelen ser un poco autistas. El premio de este esfuerzo será doble: iniciar el proceso de reconstrucción de la sociedad y, simultáneamente, encarnar en ella una manera participativa y democrática de resolver sus problemas.

Publicado en La Nación

Etiquetas: Pobreza, Sociedad Civil, Tercer Sector

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

9 de octubre de 2017

Argentina 2030: Construir la historia pública de la democracia plural. Pensando el futuro para consolidar el crecimiento y la democracia.

Esta propuesta apunta a atenuar los efectos nocivos de una memoria traumática del pasado que ha llegado a ser hegemónica, y a estimular la construcción de otra, abierta y plural, acorde con la democracia...

Publicado en Nuevos Papeles

26 setiembre 2017

Las tomas, una muestra del deterioro de la ley y la autoridad

Como las golondrinas, cada tanto vuelven a Buenos Aires las tomas de los colegios (que ahora empiezan a ser levantadas). Para los alumnos, hay mucho de hábito y hasta de deber. Cambian los desencadenantes...

Publicado en La Nación

24 setiembre 2017

De Freud a RAM y Macri: secretos de la política de masas

La tarjeta de presentación de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) parece un poco contradictoria. Los “pueblos originarios” instituidos por la Constitución son llamados “ancestrales”, un vocablo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014