Luis Alberto Romero

artículo publicado

18 de marzo de 2010

“El punto de partida es el pasado tratado como si fuera el presente”

El historiador explica las principales características de la obra, formada por veinte libros, en los que se describen y analizan los hechos y personajes de nuestro pasado. Mañana llegará a todos los quioscos.

Si vamos a conmemorar el Bicentenario no se trata de hacer, solamente, una historia de presidentes y de los hechos de gobierno, sino de reconstruir el pasado dando cuenta de su totalidad. Es decir, presentar un fresco completo de la vida”. El historiador Luis Alberto Romero hace un alto en su tarea de director académico de la nueva obra de Clarín, Argentina 200 años, y reflexiona sobre este nuevo desafío editorial.

La colección está integrada por veinte libros, que serán publicados todos los viernes, a partir de mañana. En sus páginas, los lectores encontrarán información y análisis sobre los principales episodios y personajes que hicieron la historia del país en los últimos dos siglos. Es decir, desde la Revolución de Mayo hasta la actualidad.

Durante la entrevista, Romero analiza las características de la colección.

En Argentina 200 años los hechos y personajes han sido ordenados año tras año. ¿Por qué eligieron esa estructura?

El punto de partida de este proyecto fue la idea de hacer una gran cronología, a la que le dimos forma para que no quedara como una lista de hechos. Nuestro propósito es que tenga más interés y más explicación, aun cuando una cronología tiene cierto “techo” en su capacidad de análisis.

En esa gran cronología aparecen tres áreas bien definidas.

Pusimos en práctica una fórmula que consiste en trabajar, en detalle, tres “noticias” por año. Esas tres “noticias” son el hecho más importante del año, el personaje del año y algún episodio de la vida cotidiana, relacionado con la cultura, el deporte, el espectáculo o el entretenimiento. Con esta obra, queremos que los lectores tengan la mirada puesta en la perspectiva de cada año. Eso me parece propio de la visión del periodista porque éste mira el presente.

¿En qué se parecen las miradas sobre los hechos del periodista y del historiador?

El periodista escribe lo que está ocurriendo en el día y no sabe lo que va a pasar al día siguiente. Por eso, tiene que darle sentido a lo que ocurre explicando lo que había pasado. Los historiadores, en cambio, tenemos la gran ventaja de saber cómo terminaron las cosas. No obstante, uno de los problemas de nuestra profesión es que, muchas veces, suponemos que lo que pasó es lo único que pudo haber pasado. Sin embargo, si uno analiza una coyuntura, su perspectiva cambia. Pongamos como ejemplo, el 17 de octubre de 1945. Hubo muchos imponderables. Por eso me pregunto qué hubiera pasado si la policía hubiera levantado los puentes y no hubiese dejado pasar a los trabajadores que iban desde Avellaneda hacia la Plaza de Mayo. ¡Cuántas cosas distintas pueden hacer los hombres con su presente!

Podríamos decir, entonces, que ustedes plantean reconstruir el pasado desde algo que podríamos llamar “presente histórico”.

Cada tema está planteado desde un año o una fecha precisa. Si hablamos de un personaje, Moreno, San Martín, Rosas o Perón, lo hacemos en el contexto de un período en el que realizó algo importante. En el caso de San Martín, el cruce de los Andes. Contamos lo que hizo en el campamento de El Plumerillo y después vamos hacia atrás para recordar su carácter de militar profesional. También contamos un poco cómo siguió porque el cruce permitió la liberación de Chile y Perú, pero no mucho porque de hacerlo nos estaríamos solapando con lo que viene después. El punto de partida es el pasado tratado como si fuera el presente. Es la manera de combinar una cronología con una explicación histórica convencional.

¿Cómo trataron la elaboración de los textos?

Otro de los objetivos que nos propusimos era evitar, en la medida de lo posible, la adjetivación. Creo que esto también forma parte del estilo periodístico. Si uno usa muchos adjetivos inevitablemente cae en el partidismo, en denostar o exaltar, y se aleja de la comprensión. Estos riesgos existen aun sin los adjetivos, pero están más controlados. A la historia argentina le sobra pasión. Estamos desbordados de buenos y malos, de adjetivos, de epopeyas. La gente no es del todo buena o del todo mala. Todo se puede explicar con tonos más moderados.

También sobresale la utilización de numerosos párrafos textuales, basados en documentos históricos y en periódicos de la época.

El uso de documentación de manera casi textual también ayuda a brindar la sensación de estar en el momento en que ocurrieron las cosas. Algo más difícil de conseguir con una reconstrucción más conceptual o abstracta. Como dicen los psicoanalistas, es como un “insight”, una mirada rápida y profunda, que se logra, inclusive, al utilizar algunas palabras o la grafía propias de una época.

La selección de hechos y personajes en un período tan extenso no parece algo sencillo.

La primera etapa de selección es la más creativa porque surgen alternativas para combinarlos de diferentes maneras. Con los hechos es algo más rígido y con los personajes, más libre. Es como pensar cómo va a ser la primera plana de un diario, qué destacar y qué no.

¿Cómo llevar la historia a un público amplio?

Hay gente que escribe sobre el pasado, sin ser historiadores, y que tiene mucha facilidad para llegar a más gente. Sin embargo, para mí el gran público no es un solo. Creo que hay mucha gente interesada por la historia que puede apreciar un producto para el gran público, pero hecho con cuidado y solvencia profesional. Un buen historiador, como un buen periodista, coteja la información dos o tres veces antes de publicarla. Y el historiador sabe que las cosas no pasan porque sí.

¿Qué significado tiene el Bicentenario?

Es un momento para el balance y la proyección, que estimula pensar cómo llegamos hasta aquí y hacia dónde vamos. A los argentinos nos cuesta pensar más hacia dónde vamos.

Publicado en Clarín

Etiquetas:

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014