Luis Alberto Romero

artículo publicado

9 de junio de 2011

La corrupción está rondando a las Madres

Finalmente se dijo: el rey está desnudo. El caso de Schoklender, aunque apasionante, no debe hacernos perder de vista lo esencial: en esta historia están en juego el Gobierno, las Madres y nosotros mismos . El corruptor, el corrompido y el público -nosotros- que, desde hace más de treinta años, hemos convertido a Madres de Plaza de Mayo en el símbolo absoluto y excluyente de los derechos humanos.

El gobierno corruptor ha aplicado aquí un mecanismo harto conocido, su verdadero “modelo”: subsidios, retornos y apoyo político.

Sobran ejemplos, desde Jaime hasta Pedraza. Si no hay más, es porque el Gobierno se adueñó de los instrumentos de control y los usa sistemáticamente para encubrir y proteger a sus agentes.

La caja articula la riqueza y el poder.

“Tenemos que hacer plata para poder hacer política”, le habría dicho Néstor Kirchner a su esposa en 1976. Y allí marcharon, rumbo a Río Gallegos y a las víctimas de la circular 1050. Y así siguieron.

La excepcional coyuntura económica les dio una disponibilidad de recursos excepcional. ¿Cómo habría sido el kirchnerismo sin la soja? Pregunta inútil.

El Gobierno comenzó corrompiendo a los corruptos : esto sigue siendo el paraíso de la “patria sindical” y la “patria contratista”.

También corrompió a los indecisos, de moral inestable , a quienes puso en la disyuntiva: sumarse o atenerse a las consecuencias. ¿Cuántos resistieron la oferta, imposible de rechazar? Nada nuevo, ciertamente. Los noventa fueron muy parecidos, y es fácil encontrar los orígenes remotos de este modo de operar del Estado. Pero con diferencias cuantitativas que finalmente hacen a la calidad.

Sin embargo, este caso es especial.

El corruptor fue más lejos . Como el protagonista de una tragedia griega,corrompió a la vestal del templo . Cegado por el orgullo y la pasión, cometió sacrilegio. Porque Madres de Plaza de Mayo era eso, la vestal del templo de los derechos humanos, una causa que está en la base misma de nuestra actual democracia.

Por eso el daño es mucho mayor. Imperdonable . Las corrompió primero, incorporándolas a su máquina política. Las sacó del lugar indiscutido de los valores compartidos y las convirtió en simples mortales, facciosas y alineadas. Luego completó su tarea del modo más simple y grosero, con los subsidios y los retornos.

Madres de Plaza de Mayo fue corrompida.

¿Lo fue su presidenta? Las Madres simbólicas son una cosa y Hebe de Bonafini es otra, y repasando su trayectoria, este final no es del todo inesperado . Como escribió Celedonio Flores en Margot : “Es mentira, no fue un guapo (…) el que al vicio te largó / Vos rodaste por tu culpa, y no fue inocentemente …”.

En la lucha contra la dictadura, Bonafini cumplió un admirable papel : fue el caudillo de un grupo compacto, al que infundió convicción y coraje. Probablemente eso hizo menos importantes sus otras características idiosincráticas, que comenzaron a aflorar con la democracia.

Nunca se sintió cómoda con el nuevo contexto institucional: ni el pluralismo ni el diálogo eran lo suyo . Gradualmente, su voz comenzó a sonar disonante, como lo advirtieron las Madres que en 1986 constituyeron la Línea Fundadora. Bonafini acentuó sus rasgos caudillescos y autoritarios. Su intransigencia fue trocándose en intolerancia. Su reivindicación de los desaparecidos, el “juicio y castigo” y la “aparición con vida” se transformó en la reivindicación de la violencia asesina y el terrorismo. Pasó a la defensa de cuanta acción terrorista se producía en el mundo.

En los últimos años, no hay barbaridad que Hebe de Bonafini no haya dicho. Y aunque muchos se fueron apartando, siguió amparada por el inmenso prestigio de Madres, usufructuando el capital simbólico acumulado durante la dictadura, en la Argentina y en el mundo. Los derechos humanos seguían siendo una causa viva, que requería una adhesión activa, y nadie se animó a debilitar el frente, cuestionando a quien aparecía como la única representante de las Madres.

Nadie quería ver al rey desnudo.

Mientras tanto, su organización se fue convirtiendo en un gran emporio: una universidad sui generis, una radio y otros muchos emprendimientos , probablemente debidos al talento organizativo de Schoklender. Imagino que allí había cada vez menos madres originarias, y más militantes, profesionales y aprovechadores. También más necesidades de financiamiento.

Aquí llega Kirchner con su oferta mefistofélica.

La gloria de presidir el nuevo y faccioso panteón gubernamental de los derechos humanos, a cambio del apoyo político. Apoyo económico para ampliar el emporio y posibilitar así el enriquecimiento de administradores e intermediarios. Schoklender hizo su parte, y Hebe de Bonafini la suya, con su grosera contundencia, a tono con D’Elía, Moreno o Kunkel.

Naturalmente, se instaló en el centro del universo kirchnerista. Allá ella.

Nuestro problema es que la causa de los derechos humanos, de la que la convertimos en símbolo, quedó seriamente dañada.

También ella cometió un sacrilegio.

Queda una pregunta sobre nosotros, los que vimos sin mirar.

Los que no nos atrevimos a hablar, a discutir, a cuestionar, a pedir claridad . Los que creímos o fingimos creer que Madres de Plaza de Mayo, ya confundida totalmente con su presidenta, seguía siendo la original. ¿Cómo dudar de la vestal? Sin duda, Dios ciega a los que quiere perder.

Publicado en Clarín

Etiquetas: Madres de Plaza de Mayo. Corrupción

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014