Luis Alberto Romero

artículo publicado

12 de diciembre de 2011

La unidad del discurso está en marcha

El Conicet ha advertido a sus investigadores sobre la necesidad de asegurar “la unidad del discurso comunicacional”. Una insólita circular -la primera que recibo en 26 años- indica expresamente algo que es obvio: el Conicet solo se expresa como tal a través de sus autoridades. Ya lo sabemos.

Pero ha utilizado una frase particularmente desafortunada, que hace pensar en otros sentidos y propósitos. Dice que se “persigue un principio de unidad de discurso”. La frase es conocida. Es propia del lenguaje militar, y formó parte del discurso de las dictaduras de Onganía y de Videla.  También del lenguaje de Perón, con sus ideas sobre la “conducción” y la “doctrina nacional”. En ambos casos, el sujeto unificador del discurso se identificaba con el Gobierno, el Estado y la Nación.

Fantasmas del pasado, quizá. Pero hay un contexto que convoca a advertir y prevenir. Hoy se desarrollan varias discusiones públicas sobre temas urticantes para el gobierno: el Instituto de Revisionismo Histórico, la minería a cielo abierto, la salud reproductiva y el aborto. En ellas, y entre otros, intervenimos muchos investigadores del Conicet, cada uno en lo suyo. Lo hacemos a título personal, pero identificándonos como tales, para indicar a la opinión que no somos ni improvisados ni inexpertos.

En ese contexto el Conicet invoca la “unidad de discurso”, hace referencia a la “relación entre nuestro personal y los medios de comunicación”, y nos recomienda “consultar con anterioridad” a las autoridades, antes de expresarnos. ¿Es absurdo pensar en una censura previa? ¿Un Nihil obstat quizá?

Por otra parte, están las voces y los gestos oficiales. La presidenta, en el ya célebre decreto del revisionismo, proclama conocer la “verdad histórica” y estar dispuesta a inculcarla. En la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA,  jóvenes oficialistas declaran que conviene dejar de enseñar a los autores “liberales”.  Es la unidad del discurso en marcha. También lo está en los hechos.  Muchos colegas universitarios fueron disuadidos de expresarse públicamente con motivo del Instituto Dorrego; se les advirtió que su situación laboral no era estable. Otros muchos, prudentemente, optaron por darse por advertidos a priori. Censura y autocensura.

Finalmente, está lo más conocido: la creación de una “red oficial de medios”, digna de Apold, y las presiones sobre los medios periodísticos no oficialistas. Todo hace pensar que muy pronto estaremos discutiendo, como en el siglo XVII, la libertad de prensa.

Hablo de amenazas imprecisas, vagas. Sabemos por experiencia que son las más efectivas. Ningún gobierno puede controlar efectivamente a cada uno de los gobernados, pero puede instalar en cada conciencia el temor y la autocensura: “algo habré hecho”, “alguien me vigila”. En 1980 Guillermo O’Donnell escribió un breve y brillante ensayo sobre la represión genérica, los pequeños kappos que la reproducían, y sobre todo el temor y el silencio autoimpuesto.

Inferencias excesivas, quizá. Pero todos recordamos la frase de Brecht: “primero vinieron…”. Debemos estar atentos a los primeros síntomas, si no queremos llegar inermes al momento final.  Es mi opinión, que no involucra al Conicet. Pero sería bueno que sus autoridades hablaran y despejaran las dudas.

Publicado en Clarín

Etiquetas: Conicet, Doctrina nacional, Instituto Dorrego

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014