Luis Alberto Romero

artículo publicado

23 de mayo de 2000

“Las aspiraciones de la Revolución hoy son ideas de avanzada”

Por Raquel San Martín
De la Redacción de La Nación

Si los hombres que encabezaron la Revolución de Mayo vivieran hoy, probablemente pensarían que buena parte de sus aspiraciones debe volver a conquistarse.

Así piensa el historiador, docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA e investigador principal del Conicet Luis Alberto Romero, quien ensayó, en diálogo con La Nación , una actualización de los acontecimientos de mayo de 1810 a la actualidad.

Con la salvedad de las diferencias que separan este mundo de aquél, Romero expuso una visión crítica. Según dijo, los objetivos de los hombres de Mayo se hicieron realidad en buena medida en la historia argentina, pero muchas de esas conquistas se fueron diluyendo en los últimos años.

“Las aspiraciones de 1810, puestas de repente en el 2000, resultan ideas de avanzada”, afirmó. Y mencionó la igualdad, la movilidad social y los ideales republicanos como las conquistas que supimos conseguir, y en gran medida perder.

¿Es posible recuperarlas? Con un pueblo al que se apela por televisión, con graves deficiencias en su conciencia ciudadana, la encrucijada no admite respuestas sencillas. Romero se mostró reticente a hacer pronósticos, aunque aseguró que “la gente inventa soluciones imprevistas desde la crisis”, y este comienzo de siglo bien puede estar gestando una.

-¿Cuál es la importancia que le atribuye a la Revolución de Mayo en la historia argentina?

-La Revolución de Mayo representa el momento inicial de nuestra Patria. Sin embargo, los hombres que participaron en aquellos acontecimientos no tenían la menor idea de que estaban haciendo una revolución en la que se estaba iniciando una patria nueva. Ese sentido se fue difundiendo a medida que progresaron los hechos, y sólo después de un tiempo se cobró conciencia de que en ese 25 de mayo había pasado algo muy importante.

-¿Qué rasgos de la situación política y social actual tienen relación con los acontecimientos del 25 de Mayo?

-El país de 1810 es tan distinto del de 2000 que sólo de manera simbólica se pueden hacer correlaciones.

Sin embargo, es posible pensar en perspectiva algunos problemas de la Argentina contemporánea. Y es una perspectiva dramática: muchas de las promesas y caminos que indicaron los hombres de Mayo -me refiero a Mariano Moreno, Bernardo de Monteagudo, los integrantes de la Asamblea del año XIII- de alguna manera se concretaron en la Argentina, pero en muchos de esos terrenos hemos retrocedido en las últimas tres y cuatro décadas. Es desolador que algunas cosas que parecían ya logradas vuelvan a ser un objetivo por conquistar.

-¿Qué aspiraciones de los hombres de Mayo se concretaron?

-En primer lugar la igualdad, la eliminación de las diferencias estamentales que tenía la sociedad tradicional argentina. La sociedad argentina fue profundamente democrática en términos sociales, y continuó siéndolo a partir del siglo pasado con la inmigración.

En comparación con otras sociedades latinoamericanas, tuvo una gran capacidad para la movilidad, que es la manera en que la igualdad se materializó. Esta situación se mantiene ampliamente durante la primera mitad del siglo XX, empieza a ser más borrosa en las década de los ´60 y los ´70, y desde entonces estamos en una involución acelerada, dramática, hacia una sociedad polarizada y segmentada. Aquella igualdad jurídica que era la base de una igualdad social ahora es una aspiración.

-¿Qué promesa se logró en términos políticos?

-Los valores republicanos. En todos los hombres de Mayo, incluso en los que eran monárquicos, está presente la idea de las instituciones, el equilibrio de poderes, las garantías. Eso es algo que recién estamos recuperando. Pese a haber tenido una democracia durante mucho tiempo, en gran medida no fue una democracia republicana.

-¿Hay algún ámbito en el que haya continuidad entre aquellas aspiraciones y el día de hoy?

-Donde veo la continuidad más clara es en la cuestión de la democracia. Todos los hombres de Mayo hablaban de la soberanía del pueblo, pensaban que el poder se legitimaba por ser la expresión del pueblo, que debía ser convocado a participar.

Durante mucho tiempo, en la historia argentina el pueblo fue invocado e interpelado, se lo trató de convencer con argumentos racionales, de educar. En muchos momentos fue una referencia discursiva, porque la palabra pueblo cambió de significado, pero lo que pensaban los hombres de Mayo es lo mismo que hoy representa la base de la democracia.

-¿Qué pasa hoy con el pueblo?

-En los últimos diez años, el pueblo se ha ido disolviendo de los discursos políticos. Aquella costumbre de hablar al pueblo simbólicamente reunido en la plaza ha desaparecido. Hoy los actos son representaciones en la televisión. Esto es un retroceso grande, que muestra que la sociedad está en disolución y no hay ciudadanos conscientes a quienes apelar. No es que siempre los haya habido, es que existía la intención de llegar a convertir a todos en ciudadanos conscientes.

-¿Cuáles son las maneras de apelar al pueblo?

-Con la Revolución de Mayo empieza a pensarse que el pueblo debe ser interrogado para ver qué es lo que quiere. La manera más justa de hacerlo son las elecciones y la discusión pública de los asuntos. Hoy, además, están las encuestas. Las encuestas no ayudan a construir principios duraderos, pero su transmisión pública contribuye a que otros vayan formando su pensamiento.

-¿Ve probable la recuperación de esas conquistas perdidas?

-Creo que estamos en el límite del umbral de igualdad necesaria para la democracia. Los historiadores somos reticentes a hacer pronósticos, pero al mismo tiempo somos optimistas. Estamos acostumbrados a ver que la gente inventa soluciones imprevistas desde la crisis. Quizás esté surgiendo algo nuevo al lado de nosotros y no podemos verlo todavía.

Publicado en La Nación

Etiquetas:

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014