Luis Alberto Romero

artículo publicado

28 de octubre de 2010

Las lecciones que dejó la historia

Súbitamente ha muerto el jefe político en funciones; no tenía cargo oficial alguno, ni otro título que el de esposo consorte. ¿Que precedente buscar para entender la situación? De poco nos sirven los casos de otros presidentes muertos en el cargo, como M. Quintana, R. Sáenz Peña o R. Ortiz: la institucionalidad no se alteró en lo más mínimo. Los radicales perdieron algunos de sus grandes jefes, como Alvear. Balbín o Alfonsín. Pero la UCR siempre fue un partido orgánico, que transitó con normalidad esas crisis de liderazgo.

Solo en el peronismo se encuentran situaciones con alguna semejanza: la muerte de Evita, en 1951, y la de Perón, en 1974. Evita era también consorte y líder. De ella fluía la veta más plebeya y rebelde del sentimiento peronista. Administraba dos organizaciones grandes y poderosas, la Fundación Eva Perón y el Partido Peronista Femenino, y tenía fuerte influencia en la CGT. Daba órdenes y decidía. Pero su muerte no afectó en lo inmediato al régimen. Perón administró la herencia de su esposa, de manera ordenada y gris, y siguió ganado las elecciones. Es posible que, viviendo Evita, 1955 hubiera sido distinto. Quien lo sabe.

Salvando la distancia entre los personajes, la muerte de Perón en 1974 tiene mayores similitudes. A ambos los sucedieron sus esposas; pero Cristina no solo es la presidenta electa sino que tiene una personalidad política mucho más fuerte que la de Isabel. Perón se esforzó hasta su último momento por contener y moderar un movimiento peronista cacofónico y violento, que terminó de desatar sus potencialidades destructivas después de su muerte. De poco sirvió la reconciliación sellada por Perón con sus antiguos adversarios políticos, y el apoyo sin fisura que estos ofrecieron a Isabel: las instituciones eran demasiado frágiles para poder contener la marea violenta.

Kirchner en cambio se ha dedicado a alentar el conflicto interno, a la manera del Perón de los primeros años, y a estimular a algunos grupos más radicalizados y potencialmente violentos. Su férrea jefatura los mantenía sin embargo bajo control. A Cristina Fernández le queda seguir adelante con esta tarea, para la que parece menos dotada que su difunto esposo.

Allí precisamente reside la gran duda que plantea la coyuntura abierta ayer. Cristina Fernández puede decidir continuar con la endemoniada espiral de enfrentamientos en la que Néstor Kirchner se sentía tan cómodo. En este caso, nos preguntamos cómo habremos de transitar el año largo que resta hasta las elecciones y el traspaso del mando. O puede elegir cambiar de rumbo, abandonar la facción y y asumir plenamente su papel de presidenta de los argentinos. Como Isabel en 1974, contará con el respaldo de los partidos opositores y -más importante- de la ciudadanía independiente, harta de enfrentamientos. A diferencia de 1974, hoy las instituciones republicanas son fuertes -peso a lo que se ha hecho por debilitarlas- de modo que ese apoyo político -con el que puede contar con seguridad- es de mucho mayor peso. Por ahora, es ella quien decide hacia donde va el juego.

Publicado en La Nación

Etiquetas: Cristina Kirchner, Kirchner, Perón

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014