Luis Alberto Romero

artículo publicado

28 de octubre de 2015

“No hay que estigmatizar al peronismo”, entrevista de Silvia Mercado a Luis Alberto Romero


El historiador Luis Alberto Romero señaló que “Cambiemos tiene que acordar con el peronismo, que es mucho más que el kirchnerismo, más complejo, variado y fragmentado”.

Además, sostuvo que el no peronismo tiene que ser inteligente e impedir que “el peronismo se nuclee contra el antiperonismo”. También dijo que en la Argentina “Estado y mercado son prebendarios”.

— Ayer en una nota en el diario Clarín donde explicó que Cambiemos tiene que realizar un acuerdo con el peronismo.

— En primer lugar, que la palabra peronismo se refiere a un mundo complejo, variado y fragmentado, que ahora esta momento está representado en el kirchnerismo, que es un sistema real, tangible, es un sistema de poder. En cambio, el peronismo es un conjunto más genérico, contra el cual no tiene sentido tomar una actitud global, son muchas cosas. Ahora, ese conjunto genérico muchas veces se aglutina, y se aglutina en buena medida por el antiperonismo. El antiperonismo que acusa globalmente al peronismo de todos los males, ayuda a juntarlo detrás de una dirección, en este caso, fue de Néstor y Cristina. De modo que si a alguien no le gusta el peronismo, una cosa inteligente que puede hacer es dejar de estigmatizarlo, dejar que se diferencia y permitir que se desarrollen distintas variantes que están presentes en el peronismo, eso es evidente.

— Claro, porque hay peronistas republicanos.

— Por supuesto, porque el peronismo es un asunto más anímico e identitario que una propuesta política concreta, de hecho, el peronismo ha dado productos que se han adecuado perfectamente a distintas situaciones, si el contexto es republicano y democrático, hay que apoyar el desarrollo de estas variantes. En términos más particulares, para el nuevo gobierno lo tiene que hacer sí o sí por razones de supervivencia. Está a la vista con los números del Congreso. Tiene que acordar con los dirigentes del massismo, pero tampoco le va a alcanzar, también tiene que acordar con gobernadores peronistas, que fueron kirchneristas, pero que están listos para salir de ahí, porque sin ellos no hay posibilidad de hacer cambios importantes en la Argentina. Para que duren, los cambios tienen que ser consensuados, no tiene sentido proponer cambios solo porque se sacaron unos votos.

— Usted habla como si hubiera ganado Cambiemos.

— Es cierto, hace bien en señalármelo, porque el primer acuerdo que hay que hacer es para ganar. Para esto, hay que ampliar el acuerdo con el massismo, y luego, ir a los demás sectores. Lo digo así naturalmente, porque hace tiempo que vengo pensado cómo salir de este paquete tan complicado que nos dejan, y no veo otra salida que un acuerdo muy amplio, que es posible, porque las cosas que hay que hacer en la Argentina en los próximos cuatro años, y quizás ocho, son muy básicas. Nadie duda de que hay que recuperar la institucionalidad, luchar contra la pobreza, las diferencias son pocas, de tiempo. Está la propuesta del kirchnerismo, que son suicidas, pero fuera de ese campo, si hablan las personas razonables, es muy fácil llegar a los acuerdos que permitan salir del pozo y llegar a la superficie. Cuando lleguemos a la superficie, quizás nos agrupemos de otra manera. Un tema muy característico es por Estado o mercado, en mi opinión no tenemos Estado ni mercado, tenemos un entrelazamiento de Estado prebendario y lo peor del mercado prebendario. Cuando las cosas estén claras, y sea el Estado el que ponga las reglas, y los emprensarios los que ponen la innovación y el emprendodorismo, podemos pensar cuánto de cada uno, 60/40, 70/30.

— Es muy importante lo que está diciendo Luis Alberto. Además, cuando se sale de procesos difíciles comparables con estos doce años, y se decide, por ejemplo, se toma la decisión de prohibir que se mencione Perón y al peronismo, bueno, efectivamente, se produce una reacción natural en contra, porque el peronismo algo que ver con la Argentina.

— Sí, claramente, fue algo aberrante que no sucederá. Formó parte de un momento en el que dos que se fue desafiando a lo largo de la historia durante años, cada uno creyendo que es el bueno y el otro que es el malo. Eso a nadie se le pasa por la cabeza. Pero hay que mirar la experiencia del 83 al 89, que empezó con la mejor buena voluntad, y pensar dónde se perdió ese enganche entre oficialismo con oposición y derivar a una forma de gobierno cada vez más concentrada y sectaria. Ahí fue decisiva, creo yo, la economía que tenía ahorcada la capacidad de decisión, pero también algo pasó con el peronismo. Por eso mi idea es que es necesario para los no peronistas es muy importante hablar con los peronistas y escucharlos mucho, creo que ambos tienen mucho que aprender mucho del otro.

— Y también los peronistas tienen que escuchar a los no peronistas.

— Sí, yo lo dije al revés porque vengo del campo no peronista, porque siempre pensé que hay que adecuar a los peronistas, pero también los no peronistas tenemos que educarnos, porque el peronismo tiene una sensibilidad para hablarle al campo popular que el no peronismo no tiene. El no peronismo tiene sensibilidad para lo institucionalidad. Ambas tradiciones tienen que hacer transferencias y aprender uno de otro.

— Dan por descantado entonces que pierdan Daniel Scioli y Carlos Zannini.

— Bueno, el peronismo nos recordó a todos que la historia es imprevisible y por eso es tan divertida. Cambió todo el cuadro y las cosas se alinearon a favor de Macri. Entre otras cosas, Massa y el Frente Renovador que tiene que decidir sobre su futuro, es claro que les conviene mucho más en esta vuelta liquidar a las otras alternativas dentro del peronismo, porque les está ofreciendo con ésto la posibilidad de conducir al peronismo. En cambio, apoyar a Scioli es pura pérdida, porque es sumarse a un gobierno con gente que no los quiere. Pero falta un mes, no sé si podrá darse otro hecho sorpresivo. La Presidenta siempre tiene esa capacidad de generar hechos sorpresivos.

— Veremos si sigue teniendo esa capacidad. Lo que me llama la atención es que usted percibía estas nuevas configuraciones que se están dando en la sociedad, muchos expertos no. ¿A qué se debe la dificultad para comprender esta nueva Argentina que empieza a manifestarse ahora?

— Bueno, no creo esto que usted dice. Yo, la verdad, recojo muchas cosas que me dice mucha gente que me fue hablando en estos términos, y cuando yo escribí esta nota y otra anterior, inmediatamente mucha gente me dijo que estaba de acuerdo. Por ejemplo, Bordón, que me dijo que esta es la salida que veía desde antes. Así que me parece que le dí voz a algo que ya estaba presente.

Publicado en Infobae

Etiquetas:

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014