Luis Alberto Romero

artículo publicado

28 de septiembre de 2014

Un gobierno sin Estado

La Argentina tiene hoy un gobierno macrocefálico y arbitrario, que conduce un Estado fragmentado y licuado, carente de todo lo que es esencial a la concepción natural de lo que Estado significa.

El Estado argentino recauda el 35% del PBI y gasta el 45%. Los empleados públicos son alrededor de 20% de la población económicamente activa, y probablemente muchos más si se suma a los informales. Son cifras comparables con las de Francia o los países escandinavos.

Cualquiera diría que es un país con mucho Estado; sobre todo los contribuyentes, quienes tienen que pagarlo. Pero en la práctica el Estado brilla por su ausencia, incluso en aquellas esferas irrenunciables, como la educación, la salud o la seguridad, y también en la tarea de controlar a quienes ocupan el Gobierno.

En cambio el peso del Gobierno, y su capacidad de discrecionalidad son innegables. Lo testimonian las leyes de amplio espectro que facilitan su accionar, como la de Emergencia Económica, la de Medios o la reciente de Abastecimiento. También se advierte en las prácticas informales de sus funcionarios, como el paradigmático Guillermo Moreno.

La Argentina tiene hoy un gobierno macrocefálico y arbitrario, que conduce un Estado fragmentado y licuado. ¿Qué es un Estado en países más normales que el nuestro?

¿Qué debe ser, más allá de lo que gasta y lo que recauda? Esencialmente, es la organización institucional de la Nación: el gobierno de la ley, la igualdad de derechos, la certeza de los contratos, la previsibilidad. Luego, el Estado son las agencias y dependencias con las cuales se ejerce la acción de gobierno, desde un ministerio hasta el Indec. Cada oficina desarrolla especialidades, acumula saberes y organiza la tarea de funcionarios permanentes, expertos en lo suyo e imbuidos de una ética profesional de servicio.

El Estado son también los órganos de control de la acción de los gobernantes: las sindicaturas, auditorías y defensorías, y en general las normas de responsabilidad y de transparencia que permiten ejercer ese control a los ciudadanos. Finalmente, parafraseando a Durkheim, el Estado es el lugar en donde la sociedad piensa sobre sí misma y su futuro, a través de un proceso de circulación de ideas e iniciativas que arranca en los funcionarios y políticos, circula por la sociedad y sus organizaciones y retorna refinado y consensuado para ser convertido en políticas estatales.

Todo eso existió en la Argentina, con sus más y sus menos, hasta hace unas cuatro décadas. Aquel Estado pudo encarar políticas de largo plazo, como la construcción del sistema educativo a fines del siglo XIX o de la red caminera en los años de 1930 y 1940. Tuvo siempre una debilidad: la tendencia a la franquicia o a la prebenda sectorial, desde el sindicalismo organizado por Perón en 1945 hasta los regímenes de promoción industrial de los sesenta. Esto derivó en la gradual colonización del Estado y sus dependencias por los distintos grupos de interés, que presionaron a los gobernantes desde dentro mismo del Estado, lo maniataron y esterilizaron.
Pese a eso, éste siguió funcionando razonablemente bien, según vemos las cosas hoy, hasta mediados de la década de 1970. Desde entonces, y a caballo de las ideas neoliberales del mundo y del autoritarismo autóctono, el Estado fue sistemáticamente desgastado, degradado y finalmente desarticulado. Contribuyeron todos los gobiernos, con la sola excepción del de R. Alfonsín, que no avanzó en ese sentido pero tampoco hizo nada para revertir el proceso.

El resto adhirió a la consigna “achicar el Estado es agrandar el Gobierno”. Los militares impulsaron a dos bandas depredadoras -la “patria contratista” y la “financiera”- y sobre todo, con su acción terrorista clandestina, demolieron la normatividad y la ética burocrática. Menem hizo “cirugía mayor, privatizó de manera desordenada, se preocupó poco por los mecanismos de control y avanzó tanto en la discrecionalidad presidencial como en la corrupción.

Todo esto se potencia durante la administración de los Kirchner, con algunas novedades. Una fue el pasaje de la prebenda y la coima tradicional a la organización de un verdadero sistema depredatorio, manejado por las autoridades políticas, que merece una denominación:“cleptocracia”. Otra, más sorprendente, fue presentar todo esto como una política estatista.

Finalmente, llevaron a su punto culminante la destrucción de todo aquello que en el Estado podía constituir una restricción al gobierno discrecional, desde el Indec, fuente de verdades indeseadas, a las sindicaturas, demasiado meticulosas con las rendiciones de cuentas. Sobre todo, apuntó a lo que hoy siguen siendo su objetivo principal: la Justicia, el único poder del Estado relativamente independiente de los resultados electorales.

Cada parte del Estado siguió funcionando, desarticulada de su andamiaje pero con las potencialidades intactas. Particularmente el sistema de recaudación, que le permite a un gobierno discrecional controlar la mayor parte de los recursos y usarlos para alimentar tanto el sistema cleptocrático como la máquina política productora de votos. El resultado está hoy a la vista: una pésima gestión, cuyos resultados explotan ante nosotros cada día, la sistemática destrucción de las agencias estatales y la dispersión de su personal experto, masivamente remplazado por los militantes de La Cámpora.

Al próximo gobierno le espera una tarea compleja, más allá de la primera y urgente de desarmar el intríngulis económico en que se ha metido el gobierno actual. Comparada con otras, ésta no es una tarea complicada, y solo requiere de un buen equipo de expertos en reparaciones macroeconómicas.

Para emprendimientos de largo plazo, como los que demanda la educación o el mundo de la pobreza, necesitará reconstruir la herramienta estatal: recuperar sus cuadros, hoy diseminados y dispersos, volver a poner en pie agencias y dependencias y restablecer los principios básicos de la ética burocrática. Una tarea muy compleja, al cabo de la cual tendrá sentido preguntarse qué tipo de Estado necesita la Argentina, y también qué tipo de mercado, pues ambas cosas van juntas. Este es un debate presente hoy en todo el mundo desarrollado. Nosotros estamos lejos de poder empezar a discutirlo.

Publicado en Los Andes

Etiquetas: Colonización de Estado, Estado cleptocrático, Estado prebendario, Reconstruir el Estado

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014