Luis Alberto Romero

artículo publicado

Martes 1 de septiembre de 2015

Una curiosa interpretación del pasado

Es común que la presidenta Cristina Kirchner recurra a ejemplos del pasado para fundamentar sus políticas. Los historiadores no se preocupan mucho por hacer precisiones sobre esas notas de color, pues juzgan más importantes sus políticas. Pero, además, los frena el asombro producido por la seguridad y soltura con las que habla de cosas que obviamente conoce y entiende mal.

Esta vez ha decidido exhibir sus conocimientos para resolver, en pocas palabras, uno de los temas más complejos y debatidos de la historia: los orígenes del nazismo.

Se ha escrito mucho, sobran las teorías, y pocos se animan a reducir el tema a una causa. A la cabeza de las explicaciones está la más obvia: el antisemitismo alemán, que el nazismo potencia. Quizá sería la más pertinente para quien busca analogías con el presente.

Del Tratado de Versalles se ha señalado, sobre todo, la humillación de la derrota y el revanchismo. Pero, además, en 1918 estalló una revolución bolchevique y se proclamó la República.

Sobre esto gira otro conjunto de explicaciones: la falta de arraigo de la democracia, la mezquindad de sus partidos, la fuerza de los sectores antirrepublicanos.

Por supuesto, la inflación está entre los factores considerados. Pero la hiperinflación ocurrió en 1923; le siguieron los “años dorados”, hasta la crisis de 1929, caracterizada por la depresión y la desocupación. Y todavía faltaban cuatro años para que Hitler llegara al poder. Too much, para sintetizarlo en una frase.

La Presidenta bajó al ruedo exhibiendo la fuente de sus conocimientos: el conocido ensayo de John M. Keynes sobre las consecuencias de la paz, escrito en 1919. Un texto lúcido en su momento, pero la clarividencia del autor no llegó, naturalmente, a explicar, ni siquiera adivinar, lo que ocurriría catorce años después.

La Presidenta debería leer otros libros para fundamentar su interpretación. Es entendible que hoy quiera evitar toda la sección que se refiere al antisemitismo.

Más confortable le resultará el excelente libro de Peter Fritzsche De alemanes a nazis. En la obra, el autor minimiza los traumas bélicos o inflacionarios y subraya el poderoso optimismo que, desde la Gran Guerra, llevó a los alemanes a concebir un pueblo unido, lanzado a construir la grandeza de la nación. Probablemente, Cristina Kirchner encuentre esto más en sintonía con su propia visión.

Publicado en La Nación

Etiquetas: Cristina y la historia, Nazismo

Volver a artículos de periodismo

Últimos artïculos publicados

25 de octubre y 1 de noviembre de 2020

El ciclo peronista del kirchnerismo

¿Es peronista el kirchnerismo? ¿Cuál es la relación entre el kirchnerismo y el peronismo? Son conocidas las opiniones poco favorables de Cristina Kirchner sobre Perón y el PJ. Pero a la vez, el...

Publicado en Los Andes

24 de octubre de 2020

Historia global: una amplia manera de leer el pasado detrás de los libros

Stefan Rinke, profesor de la Universidad Libre de Berlín, investigó el impacto de la Primera Guerra Mundial en América Latina desde el punto de vista de la novedosa “historia global”. Su agenda...

Publicado en La Nacion

27 de Septiembre de 2020

Sorel y sus reflexiones sobre la violencia

Luis Alberto Romero Con “Reflexiones sobre la violencia”, publicado en París en 1908, Georges Sorel (1847-1922) abrió la discusión sobre una de las claves del pensamiento político del siglo...

Publicado en Los Andes

Buscar artículos por temas

Luis Alberto Romero
© 2014